jueves, 19 de diciembre de 2013

CLASES DE EDUCACIÓN MATERNAL: El parto (I)

Hoy empezamos con la 'parte seria' de lo que vienen siendo las clases. De las 9 sesiones que hemos tenido han sido las de cuidados del recién nacido y las tres del parto/post-parto las que más nos han interesado. Lo primerísimo que dijo es que debemos de tener la maleta y papeles listos desde la semana 36.

Nuestra matrona empezó a contarnos que el parto se divide en tres partes:
-Dilatación.
-Expulsivo.
-Alumbramiento.



DILATACIÓN.
Por lo que nos comentaba, en líneas generales, la dilatación en una primípara dura sobre unas 15h, claro que habrá mujeres que habrán dilatado en menos o más tiempo.


Pero....¿Cómo empieza? Las posibilidades son varias.
-Expulsión del tapón mucoso. Este es una protección ante los gérmenes. Si se expulsa suele ser de color blanquecino, rosado o rojo, pudiendo aparecer poca o mucha cantidad.
Cuando este salga, nos podemos poner de parto en cualquier momento.

-Rotura de bolsa. Lo ideal es que se mantenga intacta cuando más tiempo mejor, pero al llegar al hospital es frecuente que nos la rompan si es que no lo hemos hecho de forma natural.
Debemos estar atentas a si tenemos o sentimos pérdidas y asegurarnos bien de que no es orina sino líquido amniótico. Nos ha recomendado oler (al parecer huele muy diferente) y observar la mancha que deja en la ropa (deja un halo blanquecino en el exterior de la manchita). Si se nos rasga la bolsa un poco (sobre todo en la parte alta) el líquido cae poco a poco, lo bueno sería usar una compresa y cambiarse a menudo. Ante la duda acudir al hospital, ya que la bolsa es otro sistema de protección y una vez rasgada puede producirse infección.
A tener en cuenta, que si el líquido es entre blanco y color manzanilla claro tenemos un plazo de 2h para ir al hospital. Vamos, que tenemos tiempo de avisar a nuestra pareja o acompañante si es que no está con nosotras en ese momento, darnos una ducha, coger los papeles y tirar al hospital sin prisas.
Si el líquido viene rojo, verde u oscurillo debemos ir pitando al hospital. Nuestra matrona dice que rápido es rápido así que si la persona que iba a acompañarnos no está a nuestro lado en ese momento lo recomendable sería que cogiésemos a un taxi y avisar de camino al hospital.


-Contracciones del útero. Hacia el final del embarazo las contracciones que sentiremos se producen en la parte alta del abdomen. Normalmente se producen por la noche y a unas horas determinadas durante varios día seguidos. Si aumentan en frecuencia e intensidad a más tendremos que ir al hospital. Las contracciones efectivas son aquellas que se producen cada 3 minutos (en total 3 cada 10 minutos) y son en las que más dilata el cuello.

Lo ideal es intentar aguantar lo mejor posible las contracciones en casa hasta que tengamos una cada 15 minutos sobre todo si queremos epidural. Si no la queremos, podremos esperar en casa hasta que las contracciones se produzcan cada 5 minutos. Por supuesto, podemos ir al hospital mucho antes si nos apetece pero lo más probable es o que nos manden a casa o que nos dejen allí ya ingresadas aumentando el tiempo de estancia. La matrona nos ha dicho que donde mejor se está es en casa y que si podemos aguantar en ella mejor.

La matrona no se ha cansado nunca de repetir que las contracciones no tienen por qué doler. Nos ha comentado que las contracciones que sí duelen se producen en las últimas 2-3h de dilatación, pero que todas las demás no tienen por qué doler y que si una está tranquila y relajada no nota más que una molestia. La clave es no autosugestionarnos. Ella nos cuenta que por defecto cuando notamos contracciones y sabemos que estamos de parto nos ponemos en la posición de 'son dolores de parto' asi que lo que no dolía antes empieza a dolernos, por jugar con el subconsciente.

Como detalles, nos ha comentado que las contracciones con el estomago lleno ( o muy lleno) y pesado pueden provocar nauseas y vómitos.
Además la sensación de nauseas y vómitos (quitando la parte del estomago lleno) suele ser señal de dilatación completa, aunque no todas las mujeres lo experimentan.

Para aliviar las contracciones nos recomendó:
-Masaje con los nudillos sobre la zona lumbar. Esto es ideal que lo haga el acompañante ya que nosotras no estaremos para muchos trotes.
-Paños calientes.
-Caminar. Nos dijo que lo mejor suele ser caminar, sobre todo si estamos solas y no permanecer quietas.
-Ponerse de cuclillas. Lo esencial es apoyarse en algo que nos sujete (una silla por ejemplo), con las rodillas dobladas o bien de pie con las rodillas semiflexionadas y el culo hacia atrás. Una buena posición es la de gato apoyando manos y rodillas en el suelo (vamos, a cuatro patas). Lo ideal es cambiar de postura.
-Podemos comer si nos apetece pero ha de ser ligero.
-La música puede relajarnos y aliviar un poco la sensación de dolor por que nos distrae.
-NO usar la bañera en casa. Podremos ducharnos pero no bañarnos antes de los 5cm de dilatación o podríamos parar el parto.

La llegada al hospital (a mi hospital).
Al llegar nos harán un tacto, harán un control de las contracciones, del latido fetal y comprobarán la bolsa. El monitoreo durará unos 40 minutos en los cuales no debemos movernos.
La matrona nos ha comentado que podemos pedir que no nos pongan una vía (por defecto) si no es necesaria (inducción) o no vamos a pedir la epidural, ya que la vía no nos va a permitir libertad de movimientos.
Si tras el ingreso no se produce el parto en 24h nos lo inducirán. Si tras la inducción pasan 12h sin resultado satisfacctorio (parto o expulsivo) se realizará una cesárea.

Anestesia.
-Con la epidural el expulsivo no es doloroso pero sí más largo.
-Sin epidural el expulsivo es mucho más corto.
-Algunos riesgos leves que nos nombró: Calambres en las piernas, efecto parcial de la anestesia, punción difícil, temblores, punción intravascular, dolores de cabeza hasta 15 días después del parto, picor o dolor en el lugar de la punción, retención de orina.....
-Al parecer la administración de epidural suele conllevar mayor instrumentación en el parto (supongo que esto son estadísticas).
-Tener claro que la administración de la epidural se realiza hacia los 3-4cm de dilatación.

Otros datos de interés que nos fue comentando, es que unas semanas o días antes del parto el cóxis se estira unos 2cm hacia atrás, es decir, en lugar de permanecer curvado como siempre se estira como poniéndose recto, provocando molestia o dolor en esa zona, sobre todo al sentarnos. Tras el parto vuelve a su sitio y también puede molestar. Esto se debe a que con la segregación de la relaxina se relajan las articulaciones (importante para el expulsivo), entre ellas la sínfisis del pubis.


En el próximo capítulo os traigo el expulsivo y el alumbramiento. La parte más larga realmente ha sido esta.
¿Qué os ha parecido?

Otras entradas sobre el tema:
El Parto (I)
Cuidados del recién nacido.
Lactancia (I)
Lactancia (II)

4 comentarios:

  1. Muy interesante, gracias por la información, me sirve para ampliar mis conocimientos en este campo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De nada sueños guapa, estas cosas siempre valen para algo.

      Eliminar
  2. Me choca lo de la bañera. Yo tenía pensado usarla, de hecho mira lo que leí hace unos días: http://matronaonline.wordpress.com/2013/12/03/os-vendo-una-banera/ Ahora no sé, tendré que seguir informándome.

    ¡Gracias por compartirlo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mer, pero si te fijas bien, en el artículo que me pasas no especifíca a partir de cuantos centimetros se puede usar, yo al menos he interpretado que se usa casi ya hacia el final enfocado al momento del expulsivo. Supongo que en cada sitio hacen diferente, a ver si se pasa alguna mamá que lo haya probado y nos c uenta.

      Eliminar